viernes, agosto 13, 2010

¿Y yo qué hago por el país?

Con mi post de los verdes, que causó tanto revuelo, dentro los insultos típicos que recibí era la pregunta de yo qué hago por el país(para atreverme a criticar). Me sentí bastante halagada, porque eso mismo le preguntaron a Jaime Garzón en la conferencia esa en Cali que está en youtube (http://www.youtube.com/watch?v=zKBtNfnVRBQ). En esa conferencia, a Garzón le dio como risa, y cuando me lo dijeron a mi, pues entendí su risa.

Lo primero que se me ocurre contestar es, ¿y eso que tiene que ver? ¿Si usted no está de acuerdo con mi crítica, es su derecho, pero la pregunta de yo que hago por el país que tiene que ver con lo que escribí o con lo que dije o con el hecho de que lo diga?

Llevo varios días pensando y leyendo, tratando de entender por qué dentro de la "colombianidad" el criticar es considerado una especie de crímen. Si a uno no le gusta la comida típicamente colombiana es traidor a la patria. Si uno apoya a un político pero hay cosas de él o ella que no le parecen, entonces es que uno es un incoherente (porque hay que creer ciegamente, sino uno no está comprometido). ¿Por qué somos asi? ¿Cómo vamos a salir de este hueco si no somos capaces de vernos y criticarnos? ¿Si todo está perfecto, cómo lo vamos a cambiar?

Agradezco a aquellos que lean esto, y tengan una luz, me sugieran una bibliografía o me indiquen donde buscar, para seguir leyendo y entendiendo esa aversión a la crítica que en serio quiero comprender.

4 comentarios:

  1. "The tenacity and the eagerness with which the individual pursues his private interests and defends himself from society, his mistrust of noble ideals and motives, the splendid show, the all-pervading indulgence for man's foibles, make Italian life pleasant and bearable in spite of poverty, tyranny and injustice. They also waste the efforts and the sacrifices of the best Italians and make poverty, tyranny and injustice very difficult to defeat."

    Luigi Barizini escribió esto en su libro The Italians. Depronto nosotros tenemos algo de esto. Precisamente esa indulgencia con las fallas, nuestra constante alcahuetería (depronto heredada) y el deseo constante de estar halagando a la gente no permiten la crítica. Eso hace que nuestra sociedad sea vivible y dejar que la crítica permee esos espacios sería terrible.

    ResponderEliminar
  2. María,

    Si entendí bien la pregunta, esta es: "¿Por qué hay tanta aversión a la crítica en Colombia?"

    No voy a intentar responderla porque no soy niño genio. Sólo te contaré en qué vía -formal- la respondería si me viera obligado a hacerlo. Plantearé, qué problemas consideraría en un vistazo muy rápido:

    ¿Cómo intentarías explicar racionalmente, con rigor y seriedad que una persona anti-aborto (pro-vida) adore a las fuerzas militares y, por ende, acepte que estas "den de baja a terroristas"..?

    ¿Cómo explicarías que un "político" de "recorrido académico" considere posible un cambio en el país si hay un "cambio simbólico"?

    ¿Cómo le dirías a un oficinista -burócrata- que su trabajo es completamente improductivo si se quema las pestañas de seis a seis, grita y se estresa?

    La extensión del problema que planteas es demasiado peliaguda para mí, además de difícil de resumir, y es porque son muchos los problemas y disyuntivas posibles:

    * Nadie nace colombiano. Luego, el problema es "cultural" como resulta obvio para cualquiera.

    * El análisis de la cultura es tan complicado como recorrer -enmarcados en bases sociológicas- condiciones de mercado (La moral social no se constituye de intenciones políticas sino de hechos sociales: Dime cómo están distribuídas las instituciones de tu sociedad y te diré cuál es el estado moral de sus ciudadanos) Esto implica distribución humana (condiciones de población), enfoques de sistemas de salud y empleo (tazas y modos de sobrevivencia y "desarrollo" social). Hoy día también debemos incluir medios de comunicación y propaganda, etcétera.

    * Si se quiere analizar con menos rigor, el problema se puede intelectualizar (Manipular en abstracto, hablar sencillamente de "cultura"; cosa no recomendable para alguien serio):

    * La cultura apunta a problemas metafísicos (problemas de base, de principios).

    * Cuando los problemas de principios se refieren a acciones son problemas morales. Pero creo que aquello de lo que hablas no se refiere a juicios sobre acciones sino a "estados de cosas".

    [SIGUE PARTE 2] :p

    ResponderEliminar
  3. [PARTE 2] :p

    * Al analizar problemas de principios que no tienen que ver directamente con lo moral, no hablamos en este caso de "metafísica de las costumbres" sino de "juicios de valor" -irresolubles dentro de una discusión seria. Allí no hay ciencia o filosofía que valga per se. Este es el campo de la religión. Pero no es categóricamente así. Es simplemente porque en ese campo uno responde a condicionamientos sociales todo el tiempo. En ese sentido, hoy, también deberíamos inscribir los mecanismos de propaganda (medios de difusión privados) y otros en este contexto.

    En este último punto, llegaríamos a la forma rápida de atacar la discusión. Que para mí es revisar el aspecto formal de la pregunta antes de responderla:

    Para no extenderme más y hacerme maś aburrido, te presento ejemplos de juicios de valor que llevan a plantear problemas metafísicos irresolubles:

    ¿Qué es mejor, estar vivo o estar muerto? ¿Qué hace más feliz, pensar o no pensar? ¿Qué es mejor, criticar o no criticar? Y, si criticar es lo mejor para poder "mejorar" ¿qué es lo mejor y, en qué contexto? ¿Qué es progresar? ¿Cómo medir el progreso?

    Lo que quiero decir con esto es que comprendo el valor que tiene la disección de problemas (crítica) en tu escrito, pero la crítica no tiene valor absoluto -que yo sepa. Luego, me parece imprescindible decir que el problema es "de principios" y en ese campo no hay respuestas definitivas sino tendencias históricas que privilegian y circunscriben valoraciones muy particulares. Esto es lo que la gente relaciona vulgarmente con "principios de vida": Libertad, amor, paz entre otras locuras.

    Para no dejar la cosa en el aire y porque sé que eres una persona inquieta -que ha abierto el corazón en público, dejo una sugerencia que podrás tomar si así lo deseas: http://www.amazon.com/Anti-Intellectualism-American-Life-Richard-Hofstadter/dp/0394703170

    Las bases del desarrollo de un libro como ese (de consumo público, pero bastante decente en el plano académico) te podría ayudar a hacer tu propio recorrido. No sólo porque Estados Unidos es la influencia política y social más marcada en nuestro país (aquí todos esos procesos llegan tarde, aun hoy) sino que también en su construcción misma plantea un buen ejercicio de lectura.

    En el mismo enlace hay referenciados dos libros del mismo autor que también valen la pena. Creo yo [...]

    Recuerda que la base del fundamentalismo es la presunción de principios necesarios que se imponen por obra de fuerza a la voluntad ajena. Privilegiar la crítica, por mucho que la amemos, es imponer un modo cultural a otros de la misma forma en que ellos quieren imponer su docta ignorancia y su ignorancia a secas. El reconocimiento de eso, es uno de los bellos males del pensar.

    Mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mario, el libro recomendado está en el catálogo de la BLAA asi que me iré a verlo...
    Seguiré pensando en esto y luego contesto en otro post.

    ResponderEliminar