jueves, marzo 24, 2011

Y aquí vamos de nuevo

No puedo decir que tengo una gran esperanza, pero si me da un poco de moral el ver que hay personas interesadas en continuar buscando un país diverso, justo y un poco más decente del que tenemos. Primero me declaré Liberal, luego del Polo, por un breve período del Partido Verde, y ahora pues vamos de nuevo con los Progresistas. En Colombia, no hay partidos, sólo grupos de personas halando de un lado a otro, y yo con ellos.

Por eso, al regresar a casa esta tarde, lo primero que hice fué registrarme como miembro del GRUPO SIGNIFICATIVO DE CIUDADANOS PROGRESISTAS.

Hay en este grupo personas que admiro y respeto, y otras que no tanto (como en todos los grupos), pero confío en que al menos del debate que se genere gracias a ellos tengamos más transparencia en las campañas que apenas se incian.

Al final, lo que quiero es un país liberal, con justicia social, con oportunidades para todos, que permita y apoye la diversidad, donde se pueda vivir y no solo sobrevivir, donde no reine el miedo y la intolerancia. 

martes, marzo 15, 2011

Temas varios

Partido verde

En las últimas semanas, tras el anuncio de que Peñalosa sería el candidato a la Alcaldía de Bogotá, era frecuente el tema del Partido Verde en las columnas de opinión. Que eran muy tibios, que aceptar el apoyo de Uribe era aceptar el todo vale, pero que Peñalosa era consistente porque siempre fue uribista.
Lentamente, se va a ver y saber todo. Y me pregunto, ¿en donde terminarán todos los Verdes decentes? ¿Correrán la misma suerte que Petro?

Obama

Sinceramente, veo poco probable la reelección de Obama. Lo siento por los Estados Unidos, y por el mundo. Así como siento mucho cuando empieza todos sus discursos diciendo que está rezando por este o por el otro. Mucho ha tenido que ceder frente a los godos gringos (que son casi todos).
Recuerdo que el día de su posesión hice un gran alboroto en la oficina, porque quería que todos oyeran el discurso. Insistía en que era un evento que cambiaría el mundo. No lo cambió tan rápido como hubiera querido, pero se avanzó un poco, y eso es mejor que nada.
Ya Homero Simpson nos había ilustrado sobre como son los gringos, y que el avance del Tea Party era apenas esperable.

La U y los godos de Colombia

Considerando que soy bien "liberal", me sorprendió mucho que mis amigos de adolescencia eran casi todos godos uribistas. Era muy evidente en Facebook, porque había un montón de banderas de Colombia con el aviso de "Gracias Presidente", con la odiosa foto esa de Uribe con la mano en el pecho. También me invitaron varias veces a hacer parte del grupo de "Libertad para Plazas Vega" y otras perlas.

En mi defensa diré que en la adolescencia uno no sabe que quiere, ni para donde va, y termina teniendo amigos que luego no perduran en el tiempo. He recapacitado, ya solo tengo amigos "progresistas" o al menos "diversos". :D No he borrado a los Uribistas que tengo en Facebook, por lo mismo que aún leo a Yamhure: hay que estar preparado con que nuevo chiste van a salir (ejemplo).

Hoy, cuando lo que ya sabíamos sobre el gobierno de Uribe se va sabiendo y empiezan sus secuaces a exiliarse, volarse o a terminar en la carcel, les queda dificil a los uribistas negar que la corrupción y los abusos existieron. ¿Qué dirán hoy los Uribistas del "Gracias Presidente"? ¿Aún tendrán cara para defender a estos primores?

jueves, marzo 10, 2011

Las pruebas al carácter

Ese pensar que la vida es dura, que hay carencias, que es sufrimiento, que todo es una prueba de carácter es un tema de actitud y una enseñanza de las religiones para mantener el establecimiento. Procuro no pensar así, evitar ese lugar común de que el sufrimiento es algo natural que se acepta.

Pero, llevo varios días en que el cansancio me está ganando, en que resolver los problemas, que salen y salen y no terminan parece una tarea sin ningún sentido. Estoy ya tan cansada, tan desanimada. Mi caracter ya no aguanta muchas más pruebas.

Me sorprendo de mi capacidad de seguir haciendo las cosas, a pesar de todo, porque por años he sido constante sin importar lo que suceda. Pero ya ese mantenerse constante, está acabando conmigo.

Dice el I Ching que no puede mantenerse indefinidamente una restricción amarga. Hoy no podría estar más de acuerdo. Me vendría bien un poco de tranquilidad, un descanso, finalmente.