jueves, julio 15, 2010

Exitosa, lo que se dice exitosa, no soy

Un par de días atrás, alguien que acababa de conocer me dijo que yo era exitosa porque ya tenía la empresa hace diez años y que producía dinero. Yo contesté, casi sin pensar, que tener una empresa diez años era muestra de que yo era persistente, pero que jamás diría que soy exitosa.

Es exitoso solo aquel que cuando le preguntan si es feliz responde con una sonrísa gigante y un si desde el fondo del corazón. El éxito implica haber logrado equilibrio y un buen grado de satisfacción en todos los aspectos de la vida, y el trabajo es sólo uno de ellos (y no es ni siquiera el más importante).

Soy conciente de que en la última década he cambiado múltiples actitudes que me acercan a la meta, pero también se que voy a necesitar otro par de décadas para lograr completar los cambios que me faltan.  Espero, con los años, ser una persona exitosa, pero aún no lo soy.

domingo, julio 11, 2010

Primero la soledad

Por muchos años he recitado esto, casi como un mantra, cuando siento que el mundo me abruma. Hoy fue uno de esos días:

13

Primero está la soledad.
En las entrañas y en el centro del alma:
ésta es la esencia, el dato básico, la única certeza;
que solamente tu respiración te acompaña,
que siempre bailarás con tu sombra, 
que esa tiniebla eres tú.
Tu corazón, ese fruto perplejo, no tiene que agriarse con tu sina solitario;
déjalo esperar sin esperanza
que el amor es un regalo que algún día llega por si solo.
Pero primero está la soledad,
y tú estás solo, 
tú estás solo con tu pecado original -contigo mismo-.
Acaso una noche, a las nueve, 
aparece el amor y todo estalla y algo se ilumina dentro de ti,
y te vuelves otro, menos amargo, más dichoso;
pero no olvides, especialmente entonces, 
cuando llegue el amor y te calcine,
que primero y siempre está tu soledad
y luego nada
y después, si ha de llegar, está el amor.

Darío Jaramillo Agudelo, Poemas de Amor, El Áncora Editores, Bogotá, 1993.

domingo, julio 04, 2010

Nicolás Castro

Finalmente queda libre Nicolás Castro. ¡Ya era tiempo! Me alegro por él y por su familia. Una lástima que se diera por vencimiento de términos y quedara ese aire de que había algo mal hecho en su actuación.

Aún hoy, como dije antes en este blog, sostento que Nicolás Castro se merecía un terrible regaño porque hacer chistes tontos con matar a alguien no es correcto. Siempre fue claro que no había intención alguna de cometer un delito o incitar a nadie a cometerlo.

Pero este fue otro caso del "todo vale" y nadie se puede meter con los Uribe. A Nicolás, sus chistes lo llevaron a la Picota. Para mi, este caso fue un abuso de poder, en que las supuestas pruebas se cayeron y no había caso. Sin embargo, terminó por vencimiento de términos.Y aún no hay avances en los casos de las amenazas por redes sociales a muchas personalidades del país, que no eran de la familia del Presidente, y menos aún avances en las investigaciones de los que si terminaron asesinados después de las amenazas.

Esta es Colombia, señores. Esta es Colombia.


http://www.elespectador.com/articulo-211134-joven-amenazo-facebook-jeronimo-uribe-quedo-libertad

sábado, julio 03, 2010

Ahhh, los verdes (catarsis antes de dejar de hablar de la "ola verde")

Si, yo voté por Antanas Mockus en la consulta, luego en primera y en segunda vuelta. Pero no soy verde, no creo en la "ola verde" y no haré parte del Partido Verde Colombiano. Prefiero seguir participando como siempre lo he hecho, y votar con conciencia por quien me de la gana, como siempre lo he hecho.

Cuando me refiero a los verdes, no me refiero a los verdaderos ecologistas, con quienes tengo una profunda afinidad (con orgullo puedo decir de mi que soy un tree hugger). Tampoco al color verde, que como saben muchos es el color corporativo de mi empresa y por el que tengo un especial afecto. Siempre que despectivamente me refiero a los verdes, me refiero a ese numeroso grupo de seguidores de Antanas Mockus y del recientemente repotenciado Partido Verde Colombiano. No me refiero a todos, sino a ese grupo casi fanático que repite lemas y frases sin cuestionarlas (algo que estoy segura, molestaría mucho a Antanas Mockus si su ego le permitiera realmente leer lo que sus seguidores dicen). Ese mismo grupo que durante la campaña no permitía ningún comentario negativo sobre nada porque quería pensar que todo era color de rosa y ganarían las elecciones con mucha energía positiva en twitter y repartiendo girasoles virtuales.

Les contaré aquellos puntos que más me molestan de los verdes, y que justifican mi "fobia verde". La primera es la afirmación de que Mockus, Fajardo y hasta Lucho y Peñalosa no son políticos. Vamonos por lo básico, la selección de palabras:

Dice la Real Academia de la Lengua que política es
Actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos.
También es política la
Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

Es muy claro el diccionario en llamar político a cualquiera que haya participado en el gobierno: entonces cualquier exalcalde es un político y que cualquiera que haya votado ha participado en política.

Los verdes salen a decir, no es que al decir "político" lo que quiere decir es que no es corrupto ni clientelista. Ese contraargumento me ofende aún más. ¿De verdad puede alguien afirmar que TODAS las personas que participan en política (son políticos) son corruptos clientelistas? ¡Claro que no! Es una generalización más que ofensiva con las muchas personas que se toman en serio el ser un servidor público.

Además, mal hacen en afirmar que tienen un partido limpio, porque en el verde hay cafres muy bien reconocidos. Ese no querer ver que puede haber algo oscuro en la Don Bernabilidad, ciertas obras echas bajo el gobierno Peñalosa en Bogotá, el referendo de los niños, los líos de Londoño... bueno, ofende un poco. ¿No que son el grupo más crítico de la política? ¿Dónde está el sentido crítico para verse a si mismos, para depurarse a si mismos?

Si, hablar de eliminar la corrupción, de no aceptarla, es necesario. Pero eso lo dicen los decentes que hay en TODOS los partidos y en los grupos independientes

Algo que si entiendo es que de los verdes hay muchos entre los 18 y los 21 años que están estrenando la cédula y tienen un genuino fervor inocente. Están descubriendo la participación política. Para ellos no tengo sino halagos.

Se por experiencia propia que la participación es un estilo de vida y que si empiezan a participar aquí no dejarán de hacerlo. Se que en un año o dos, después de su primer desencanto político, seguramente serán más críticos y no seguirán con fé a ninguna figura pública. El buen juicio hay que tenerlo siempre, y no seguir a nadie ciegamente. Sólo mire a un furibista y verá a qué me refiero.


Me irritan mucho algunos verdes de más de 30 que acaban de estrenar la cédula, votan "con conciencia" por primera vez y acaban de notar que uno como ciudadano puede participar. Ellos pontifican sobre el Partido Verde. Para ellos solo tengo tres palabras: Callate y espera. Por las figuras que están en el Partido Verde, sospecho que algunos de sus miembros terminarán siendo parte de la Unidad Nacional de Santos de la peor manera. Espera que se destapen algunas cafradas y entonces, dejarás de hablar tantas bobadas. (De ahi mi gran indignación con los tweets de @vladdo cuando encontró a Mockus en un avión y @rosacris llorando cada vez que Mockus le contesta un tweet. ¡Esas mojadas de cucos tan idiotas dejémolas a las preadolescentes que van a conciertos de los Jonas Brothers! Sean serios: ¡son adultos y están haciendo el oso nacional!)

Debo decir que me ofende que usen en nombre del Partido Verde tan olímpicamente. Los Partidos Verdes del mundo son abiertamente comprometidos con el medio ambiente, son ecologistas y progresistas. Sólo por el ejercicio mental, compare los 10 principios del Green Party en USA o en cualquier lado en Europa con los del Partido Verde Colombiano. ¿No queda faltando el tema de ecología, la diversidad, la libertad individual, igualdad de oportunidades, regulación al sector financiero? (Además, ¿se acuerda usted de Mockus diciendo que se debía seguir con el glifosato e incentivar la minería de cielo abierto?)

Podría pasarme otro largo rato escribiendo sobre otras cuantas cosas que me molestan, como algunos puntos de la campaña. Eso ya no es relevante, porque perdimos. Sólo insisto, yo voto conciente, participo en todo lo que puedo, pero no soy verde, no soy de la ola verde, y no haré parte del Partido Verde Colombiano.

Ahora, amigo verde, antes de insultarme en los comentarios, recuerde que yo voté por el Partido Verde en las tres ocasiones en que se pudo votar. Sigo convencida que entre lo que había, era la mejor opción dada la situación de Colombia después de 8 años de Uribe. Pero no creo que Mockus es perfecto (entre otras por que es bien godo y autoritario), no creo que es la salvación de Colombia, y se que la politica no debe nunca mezclarse con religión.

Uno no tiene que creer con fé en las figuras políticas (es mejor no hacerlo, ¿sino que control les va a hacer?), puede votar con reservas, hacer muchas críticas y decirlas fuertemente. Eso también es participación política.