jueves, marzo 24, 2016

La culpa

"No man treats a motorcar as foolishly as he treats another human being. When the car will not go, he does not attribute its annoying behaviour to sin; he does not say, "You are a wicked motorcar, and I shal not give you any more petrol until you go." He attempts to find out what is wrong and to set it right.
Extracto de "Has Religion Made Useful Contributions to Civilization?" De Bertrand Russell

Con frecuencia al hablar me refiero a "la culpa católica".  Habiendo estudiado en un colegio de monjas, tengo muy claro el concepto. Va acompañado de esa sensación de que alguien siempre nos está mirando por encima del hombro, pendiente de qué hacemos para condenarnos por ello. Para mi esa culpa viene con frecuencia cuando paso mucho tiempo sin hacer "algo productivo". Soy una trabajólica declarada, como bien lo saben todos los que están cerca a mi.

Por eso, estos días que por motivos médicos se me obligó al descanso, siento esa culpa constante, como que el mundo se va a caer porque estoy pegada a Netflix. Pero ha sido interesante, porque voy en la tercera temporada de la serie "The Killing" y te tenido oportunidad de reflexionar muchas cosas.

La serie. basada en una europea, tiene personajes muy complejos, imperfectos y llenos de contradicciones. Ese tipo de personas que son un desastre, pero que cuando uno empieza a conocer, termina queriendo mucho.

Linden y Holder, los detectives principales de la serie, tienen una gran dificultad para expresar afecto, a pesar de querer profundamente a otros; pasan buena parte del tiempo con esa culpa, por haber herido a quienes querían. No logran grandeza cuando alguien les hace una crítica, pero tienen una tenacidad más allá de cualquier umbral normal. Tienen esa conciencia de que no pueden hacerlo mejor, que hacen lo que pueden, y aún así no es suficiente.

Y luego las familias y los amigos de las víctimas de los asesinatos que investigan, ahogados en la culpa de lo que no hicieron o dijeron a quienes querían. El peso de la culpa por los secretos, las mentiras y los actos más oscuros cometidos en nombre de causas que consideran nobles.

Al final, todos pasamos mucho tiempo en la condena de la culpa, por lo dicho, lo no dicho, por la intención, la acción o la falta de ella. La culpa, realmente, nos acompaña. No se si es realmente esa culpa judeo-cristiana que cubre todo el mundo occidental, o sólo parte de la condición humana.

Fácil es decir que para librarse de la culpa hay que evitar las palabras y los actos que luego nos hacen sentir culpables. Noble intención, que desconoce que frecuentemente esas palabras y actos son lo mejor que logramos hacer y ser, en medio de nuestra personal imperfección.

¿Cómo puede entonces uno librarse de la culpa? Siempre me ha llamado la atención la gente que no siente culpa, supongo que en algunos casos son personas centradas que tienen un autoestima sana y son capaces de notar que han hecho lo mejor que han podido, y pueden dejar ir esos eventos sin causar más daño a sí mismos. Conozco casos así y son personas que admiro mucho, pero otros sin duda, son sólo inmaduros, inconscientes o simplemente con algún grado de sociopatía. El resto, solo dormimos con la culpa y se nos nota aquí y allá sin siquiera darnos cuenta.

Se que terminar de ver las 4 temporadas de The Killing no va a resolver la inquietud de cómo librarse de la culpa, ni aquietará mi mente en tratar de entender cómo funciona la culpa para otros. Pero me alegra cuestionarlo, porque me hace más consciente de ella y su influencia en mis actos. Entender la culpa, es una forma de aprender a perdonar a otros (por las culpas que cargan por lo que me han dicho o hecho).



domingo, marzo 13, 2016

El dia de la Mujer

Este año, recibí la rosa reglamentaria, torta y mails en que los hombres de me dicen cuan importante soy en mi papel de hermana, madre, hija. Este año, a diferencia de los anteriores, decidí no reaccionar ni contestar ni decir nada.


Photo via VisualHunt.com
Pero en un acto de total y absoluta reivindicación de todos los hombres, recibí por Whatsapp un mensaje, de un amigo hombre que decía esto:

A mi no me regales flores hoy, ni me digas que soy una mujer excepcional, una luchadora, una guerrera. No me digas que sin las mujeres el mundo no sería igual. Ya lo sé.
A mi no me digas feliz día de la mujer. Todos los días del año son nuestros días al igual que los hombres.
A mi no me felicites por ser mujer hoy, un día donde hace años murieron mujeres luchando por sus derechos y en un mundo donde todavía tenemos que luchar para ser reconocidas como profesionales y personas con derechos.
A mi no me regales chocolates, tortas, comidas hoy. No necesito que me compren cosas por haber nacido siendo mujer.
Ser mujer no es siempre un regalo y ya lo saben.
A mi invitáme a celebrar el día que todas las mujeres del planeta tengan los mismos derechos que los hombres.
Invitáme a comer torta y a tomar cuando todas las mujeres después de estudiar una carrera obtengan el mismo salario que un hombre.
Ese día si estaré de fiestas. Hoy no. Hoy lo que llaman el Día Internacional de la mujer se volvió algo comercial como San Valentin olvidando que ese día es para mejorar, construir y hacer que todos los días del año no sean una lucha perpetua para nosotras.
Se lo agradecí muchísmo, porque entendió que realmente no me ofendo con la rosa porque soy una loca. Me ofendo porque genuinamente quiero que el mundo sea distinto, si algún día tengo una hija.

Leí esta semana un artículo de NYT que recogía experiencias de esclavas sexuales en los países controlados en ISIS. Y vi muchos posts sobre la importancia de la belleza en las mujeres y cómo no envejecer, y cómo levantar la cola para conquistar a los hombres. Lo que pasa todos los días.

Y genuinamente le dí las gracias al universo porque yo no nací en una familia en que me golpeaban o me violaban, porque tuve acceso a la educación, y puedo votar y tener propiedad y elegir con quién me acuesto. Y trabajo y hago con mi dinero lo que me place y no necesito llevar a mi hermano para poder ir a cine. Agradecí al mundo que aún siendo mujer me la he sacado barata. Y agradecí a todas la mujeres que lucharon y pagaron con sus vidas para que yo pudiera ser esto y tener lo que tengo.

Pero hoy, quiero dar gracias a los hombres en mi vida, que lo entienden, y apoyan esa liberalidad casi demente y me dejan ser lo que quiero cada día.