domingo, agosto 04, 2013

Hacer lo correcto

Saber que uno hace lo correcto, ayuda, pero no siempre resuelve los conflictos emocionales de las decisiones.

No confío mucho en las emociones, sólo presto atención a la tristeza y el amor. Todos los sentimientos se convierten en esos dos, cuando uno se toma el tiempo de dejar que decanten en vez de actuar debido a ellos. Creo que solo a través de la tristeza se conecta uno con uno mismo y sólo a través de amor encuentra uno energía para actuar. El resto de emociones son solo construcciones de la mente: el miedo, la ira, la frustración, todas esas tienen origen en los prejuicios que tiene uno sobre uno mismo o los demás. Si uno espera lo suficiente, entonces lo nota, y después de sentir el origen, la tristeza y el amor, puede manejar la ira, el miedo o la frustración.

Ya han pasado varias semanas desde que Iván y yo decidimos dejar de vivir juntos. Ya no quedan esas construcciones de la mente. Se que luego estaré tranquila, de saber que hice lo correcto, pero hoy estoy triste.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario